My Cart
0,00
kiwis, perfectos para incorporar a una dieta paleo.

DIETA PALEO, TODO SOBRE LA VUELTA A LOS ORÍGENES DE LA ALIMENTACIÓN

¿Qúe es la dieta paleo y en qué consiste?

La paleodieta se basa en la idea de imitar la forma en que se alimentaron nuestros antepasados en el período paleolítico, hace unos 10.000 años.

El principio es muy simple: en esa época se comía lo que había ( no se podía ir a comprar insectos comestibles a Carrefour), con lo que la dieta se basaba en alimentos que cazaban o recolectaban a diario.

¿Qué se puede comer en la paleodieta?

En la dieta paleo vamos a comer:

  • Animales: vacuno y carne magra en general, pescado, reptiles, insectos, etc, aprovechando de ellos todas sus partes… (“del cerdo hasta el nombre se aprovecha”).
  • Insectos: grillos, tenebrios, gusanos de la harina y gusano búffalo.
  • Huevos, miel y demás productos naturales.
  • Vegetales, hojas, flores: productos vegetales en general.
  • Frutas
  • Frutos secos crudos

¿Para qué sirve la dieta paleo?

Lo primero que logramos con esta dieta es disminuir drásticamente la ingesta de grasas saturadas y sodio. Sólo eso ya es un gran logro para obtener mejoras importantes en la salud cardiovascular y la disminución de peso, ya que ofrecemos al cuerpo alimentos de mayor calidad, más frescos y nutritivos, a la vez que eliminamos los productos procesados, que tanto dañan nuestra salud.

Para ilustrar aún mejor los beneficios de la dieta paleo podemos poner como ejemplo a los habitantes de la isla Kitava, cercana a Papua Nueva Guinea, quienes han sido ampliamente estudiados por científicos como el Dr. Staffan Lindeberg , y que son de los pocos ejemplos de sociedades que demuestran los efectos positivos de seguir una dieta paleolítica.

Los kitavans se nutren básicamente de:

  • Tubérculos almidonados (batata, boniato, taro, tapioca);
  • Frutas (plátano, papaya, piña, mango, guayaba, sandía, calabaza);
  • Vegetales de temporada
  • Insectos
  • Pescado y mariscos

En las investigaciones de seguimiento sobre su salud se ha descubierto que son personas sin problemas cardíacos, acné, derrames ni diábetes, además de ser personas fuertes y libres de obesidad.

En la dieta paleolítica ¿qué se puede comer entre horas?

Si toca matar el gusanillo, podemos atacarlo con un puñado de insectos. Estos son altamente saciantes gracias a su elevada cantidad de proteína y fibra.

Otra opción puede ser un puñado de frutos secos, siempre que los consumas tal cual vienen de la naturaleza: evita los fritos, la sal, etc.

¿Cómo empezar la dieta cavernícola?

Este punto depende en buena forma de tus hábitos alimenticios actuales. Si estás acostumbrado a incluir en tu dieta diaria una gran cantidad de procesados, lácteos y demás alimentos que son incompatibles con la dieta paleo, te recomendamos que comiences de manera gradual, evitando así la ansiedad que generan cambios tan radicales en la dieta.

Otro punto importante de la dieta paleo es recuperar el “circuito de recompensa natural”. Esto simplemente quiere decir que te acostumbres a comer cuando tienes hambre y no a ingerir alimentos sólo por costumbre y a cualquier hora del día.

¿Qué es el paleotraining?

Con movimientos como saltar, empujar, levantarse o desplazarse, se busca imitar lo que hacían nuestros antepasados en la era paleolítica en su día a día.
Este entrenamiento no busca desarrollar musculatura sino preparar el cuerpo para aquellas tareas que debe realizar una persona, usando como medio su propio peso.

El paleotraining nace en Canarias hace 11 años. Creado por un equipo de médicos, fisioterapeutas, educadores físicos y biólogos que buscaban mejorar la salud de personas con problemas de columna, cervicales, etc. A partir de ello han desarrollado toda una metodología de trabajo que se aplica en varias ciudades de España, e incluso existe un método online con el que cualquier persona puede acceder en su tiempo libre.

¿Cómo funciona la paleodieta? Nuetras conclusiones

Esta forma de alimentarse no es otra cosa que la vuelta a los orígenes de la alimentación, pero hay que puntualizar que nuestro organismo ha evolucionado de manera importante durante miles de años, permitiéndonos digerir (por ejemplo) la lactosa de manera habitual, cuestión que para nuestros antepasados del paleolítico hubiera sido imposible.

También es cierto que muchas de las verduras y frutas que consumimos actualmente no tienen nada que ver con las que comían en aquellos tiempos. Hemos ido escogiendo aquellas que aportan un mejor sabor y un aspecto más agradable.

Como positivo destacamos que:

  • Esta dieta ha servido para mejorar enfermedades crónicas.
  • Nos trae una idea mucho más clara de la cantidad de procesados que consumimos a diario.
  • Aporta una diversidad de alimentos de muy buena calidad a nuestra dieta diaria

Como negativo tenemos:

  • En nuestra alimentación diario crear extremos de alimentos permitidos y prohibidos, bueno y malos, no es aconsejable en general.
  • Los argumentos que esgrimen la evolución como prueba de los beneficios de esta dieta no tienen sentido.
  • Las razones para eliminar lácteos, granos y cereales de nuestra dieta no está suficientemente sustentado.

Como todas las dietas que existen, la dieta paleo tiene luces y sombras, con lo que se repite una vez más el hecho de que no existe una única y definitiva forma de alimentarse, aunque está claro que excluir alimentos procesados de nuestra alimentación es siempre un acierto.

 

 

 

Leave your thought