My Cart
0,00

Insectos comestibles: del Big Mac al Bug Mac

Conseguimos cada vez con más frecuencia artículos que hablan sobre la importancia de incluir los insectos comestibles en  nuestra dieta, básicamente por dos razones: ecológicas y nutricionales.

Los insectos, criados de manera controlada, se alimentan de verduras y agua, con lo que su cría es aún más ecológica, pues logramos aprovechar los millones de toneladas de residuos orgánicos (piel de plátano, cáscara de arroz y un interminable etc.) que ni el más ecológico de los veganos utiliza.

Pero según diversos estudios esto no termina de convercer al consumidor. Las personas no están dispuestas a incluir los insectos en su dieta porque con ello detengan (en parte) el cambio climático o mejoren su nutrición. Da igual que la harina de grillo sea un súper alimento y provea mucha más proteína y de mejor calidad que la carne, además de reducir drásticamente la huella que deja en el ambiente cualquier explotación ganadera. Para lograr que el ciudadano coma “bichos” es necesario que los vea como un alimento apetitoso y común a sus ojos.

En nuestro artículo “INSECTOS COMESTIBLES: UN PRODUCTO GOURMET”, hablamos sobre el estudio de la Universidad de Verna con claros resultados sobre la importancia de la presentación, básica para lograr posicionar los insectos como parte de la dieta habitual, e incluso posicionarlos como un artículo de lujo incluyéndolos en recetas gourmet.

FUSILLI CON ALBAHACA Y PROTEÍNAS DE HARINA DE INSECTOS
FUSILLI CON ALBAHACA Y PROTEÍNAS DE HARINA DE INSECTOS

Lo que está claro es que el éxito en el mercado viene de la mano de productos terminados amigables a la vista del comprador. Pasta en sus diferentes versiones basada en harina de insectos, barritas energéticas y protéicas DE CALIDAD, harinas de gusano búffalo como suplemento alimenticio y hasta hamburguesas a base de grillo.

Otro experimento reciente que sustenta que esta es la forma de lanzar el negocio de los insectos comestibles es la llevada a cabo por los proyectos de innoación GO-INSECT y ECIPA.

Monitorizaron el comportamiento de 28 participantes cuando visualizan el insecto al momento de consumir los platos. Te dejamos el link para que puedas leer toda la información de esta interesante experiencia.

 

 

CANELONES DE CARRILLERA AL OLOROSO CON CHAPULINES

Por nuestro lado, Bug and Bugs participó de la mano del restaurante 12 TAPAS (Castilleja de la Cuesta) y de Urbanexplorer, de la confección de un plato gourmet que presentamos en la Sherry Week 2018, dentro de una iniciativa de maridar el plato más original con vinos de Jerez. Y qué más original que unos CANELONES DE CARRILLERA AL OLOROSO CON CHAPULINES.

De esta experiencia, y sacando nuestras propias conclusiones acerca de lo apetecible del plato, tanto a la vista como por Tapa de canelones de carrillera con saltamontes al ajo cortesía de 12 Tapas en Castilleja de la Cuestasu sabor, estamos convencidos de que allí está el futuro del consumo de insectos comestibles: presentación agradable a la vista y que huya de lo que llaman EFECTO YUK, usando combinaciones que sean llamativas para el comensal y le alejen del rechazo que puede tener el grueso de la sociedad por la barrera cultural  con la que es difícil luchar.

 

CAMBIAMOS EL MENÚ BIG MAC ( no BIG MAG ni BIC MAC y mucho menos MIG MAC) POR EL BUG MAC

Estamos convencidos de que cada vez habrá más iniciativas serias investigando e invirtiendo en desarrollar productos innovadores, nutritivos e INSECLICIOSOS, que sean del agrado visual y gustativo de la gran masa de consumidores.

Y lo del BugMac no es ninguna locura, ya en Suiza se creó y se comercializa la primera hamburguesa a base de grillos.

¿Quién puede asegurar que no sustituyamos el ÍNDICE BIG MAC por el BUG MAC?. Lo que te podemos asegurar es que nuestra hamburguesa de insectos tiene muchas menos que las calorías de un Big Mac.

 

Leave your thought