Tapa de canelones de carrillera con saltamontes al ajo cortesía de 12 Tapas en Castilleja de la Cuesta

Insectos comestibles: un producto gourmet

Algunas organizaciones internacionales prevén el crecimiento del consumo de estos alimentos. Y no es para menos, ya que necesitamos alternativas viables a la carne y que, además, se produzcan a gran escala con un impacto mínimo en el medio ambiente.

¿Cómo potenciar los insectos comestibles como comida gourmet?

En diversos lugares del planeta comer insectos es algo cotidiano. En sitios como Latinoamérica o Asia es una tradición muy arraigada, y en Europa hay evidencias de que algunos insectos se comían en el pasado. Griegos y romanos han tenido y tienen una fuerte influencia en la cultura europea. La democracia, la manera en la que vemos el mundo y algunos idiomas proceden de estas culturas.

logo Bug and Bugs insectos comestiblesNo obstante, tenemos registros de que ambas consumían insectos; si bien no todas las especies que tenían a su alcance acababan en el plato, sí que apreciaban el sabor del ciervo volante, el escarabajo más grande de Europa (y que inspira nuestro logo) y que está presente en la Península Ibérica. Quizás griegos (aquí tienes unos saltamontes con especias griegas)  y romanos deberían influenciarnos a la hora de volver a comer estos alimentos, ¿no crees?

Sin embargo, un reciente estudio dirigido por Sebastian Berger en la Universidad de Verna, en Suiza,  ha demostrado que estos productos son más convincentes no por ser saludables o sostenibles, sino cuando los relacionaban con platos gourmet y ccina vanguardista. Esta es la manera que se ha encontrado para combatir el EFECTO YUK que generan los insectos y parece generar muchos adeptos. Dicho comportamiento tiene que ver con que los humanos buscamos alimentos deliciosos, pero a la vez exclusivos.

Además, si se ofrecen como una comida exótica, de lujo y vanguardista muchas más personas están dispuestas a probar algo que, a priori les genera rechazo. Al final, como casi todo en la vida, es cuestión de vender el producto.

Son una alternativa a la ganadería tradicional

Si bien buscamos alimentos sabrosos, el cambio será cuestión de tiempo y necesidad. La cría de ganado, especialmente vacuno, no es muy eficaz a la hora de producir proteínas. Por ejemplo, para producir un simple kilo de carne son necesarios ocho de alimentos; sin embargo, un kilo basta para generar uno de masa de insectos.

Su eficiencia es mayor y, si tenemos en cuenta que en 2050 la demanda de alimentos crecerá un 70 %, apostar por los insectos como alternativa podría ser una solución a esta situación. Además, son fáciles de preparar y su variedad es enorme. Pueden elaborarse galletas, asados, cocidos, harina de insecto o, simplemente, freírlos o degustarlos tal cual.

Insectos comestibles como comida gourmet, una delicia cada día más próxima

Los insectos comestibles son ecofriendly, de eso no cabe duda ya. Sin embargo, aún hay mucho trabajo de concienciación y el marketing adecuado puede ser la clave para introducirlos definitivamente. Por un lado, nos estamos perdiendo grandes sabores y, por otro, estaremos ayudando a nuestro planeta.

Leave your thought